Cursos Virtuales

Tao Curativo: Cómo aumentar y recuperar nuestra Energía Original

Tomamos un momento del día en que estemos tranquilos, sin ruidos que nos molesten, volvemos nuestros sentidos y deseos sexuales hacia dentro y fijamos nuestra mente, ojos y corazón en la Fuerza Original, esto nos ayudará a conservar y aumentar nuestra fuerza.

Formas de aumentar y recuperar nuestra Energía Chi Original:

La respiración correcta y la Órbita Microcósmica

La razón principal para practicar la Órbita Microcósmica es para hacer que nuestro cuerpo vuelva a un estado de inocencia y virtud, como en la infancia, cuando nuestra energía era pura y estaba completa. Mediante la meditación de Órbita Microcósmica podemos recuperar esa Fuerza Original perdida.

El Hálito Original sube hasta la boca, donde se mezcla con los alimentos y el aire que respiramos, no siempre somos conscientes de ello pero podemos aprender a tomar la Fuerza Universal del Yo Superior y de la Tierra para mezclarlas con el Chi Original y bajarlas después por el Canal Funcional hasta el ombligo, donde se puede refinar para aumentar y recuperar nuestra Energía Chi Original.

Esta es la mejor forma de conservar nuestro Chi Original, debemos mantener abiertos el flujo de los canales y atraer energía exterior al cuerpo. Así aumentaremos nuestra capacidad de digerir las energías que tomamos de fuera, a las que llamamos Chi Externo o Chi Adquirido.

Absorción de la Energía Cósmica con la respiración

Hay una energía en el aire distintas al oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono. El aire está compuesto de iones (protones y electrones cargados) que se agotan por la polución, la superpoblación de las ciudades, el aire acondicionado, los edificios de hormigón y otras características de nuestras sociedades modernas. Sin éstas partículas de energía, nos encontramos débiles y cansados.

Para absorber esta energía tenemos que extraerla del aire, las partículas cósmicas que hay en la atmósfera son tan importantes para nuestra supervivencia como el oxígeno, esas partículas ionizadas se conocen en el taoísmo como Fuerza Celeste Posterior. Los electrones cargados producen corriente eléctrica dentro de nuestras células para que no nos sintamos débiles, cansados y deprimidos, sufrir estados emocionales negativos e incluso enfermedades físicas.

En el taoísmo se utiliza la mente, el ojo interior y el corazón para distinguir y catalogar las diversas formas de Chi que hay en la naturaleza y el universo. Se puede separar el Chi del aire al inhalarlo y mezclarlo con la Fuerza Original de la saliva y luego tragar la saliva para que el cuerpo la aproveche de una forma más eficaz.

Podemos utilizar el punto del entrecejo, las palmas de las manos y la piel para absorber energía que pueda aprovechar el cuerpo. El Chi King, Tai Chi o la Meditación de la Órbita Microcósmica son el medio directo para captar estas energías.

Conservando la Energía Sexual se mantiene y restablece nuestra Fuerza Original

La Energía Sexual Chi Ching, forma parte de nuestra Fuerza Original y se alimenta de las energías del aire que respiramos y los alimentos que ingerimos. Perdemos esta energía inconscientemente por las eyaculaciones excesivas o por la menstruación.

Debemos encauzar esa energía a nuestros órganos y glándulas internas para tener una sexualidad maravillosa y abundancia de energía para curar y rejuvenecer el cuerpo. Chi Ching es la energía más poderosa que tiene el cuerpo, si se recicla en el interior, curando y fortalenciendo los demás órganos y glándulas y aumentando la producción de Chi.

El primer paso para transformar la Energía Sexual en Fuerza Vital es abrir los canales de la Órbita Microcósmica para que el Chi positivo pueda circular hasta los centros superiores y pueda transformarse para satisfacer las necesidades del cuerpo.

La Energía y la Meditación

Aparta el cuerpo de los estímulos externos y medita para activar los sentidos interiores.

Algunas partes de nuestro cuerpo tienen más Chi que otras y sirven como puntos de acumulación de nutrientes para unos órganos y glándulas concretos. Estos centros se conectan para formar el circuito de la Órbita Microcósmica.

El taoísmo utiliza la mente y el ojo interior para guiar el Chi por este circuito.

El circuito de la Órbita Microcósmica está formado por dos canales principales llamados Gobernador y Funcional.

El Canal Gobernador sube desde el perineo, pasando por la espina dorsal, hasta la coronilla de la cabeza, para terminar en el paladar de la boca.

El Canal Funcional va desde el perineo hasta la punta de la lengua, pasando por la parte delantera del cuerpo. Tocando el paladar con la punta de la lengua se conectan los dos canales.

La Órbita Microcósmica es un gran depósito de Chi que abastece de Chi nutritivo a todo el cuerpo, llenando en primer lugar los Canales Extraordinarios Ancestrales (Son ocho canales formados por los Canales Gobernador y Funcional que alimentan a los otros seis) y después llena los Canales Ordinarios, los seis Ying y los seis Yang. Los canales Ying y Yang están conectados con alguno de los órganos vitales.

Así es como la meditación de la Órbita Microcósmica envía Chi nutritivo a nuestro cuerpo.

Alquimia Interior, las emociones y el Chi

El estrés es uno de los principales factores que bloquean el Chi y aparecen en los canales del cuerpo principalmente cuando somos adultos.

Cuando estamos enfermos es más difícil concentrarnos en la espiritualidad pero el proceso curativo puede ser en sí mismo una experiencia espiritual si se acepta sin reservas.

Muchos bloqueos que se producen en los canales están creados por emociones negativas o tienen relación con ellas, con la Sonrisa Interior y los Seis Sonidos Curativos, aprendemos a escuchar nuestros cuerpos y entrar en contacto con nuestras emociones. Mediante las energías virtuosas eliminamos los bloqueos, mejoramos la salud y acumulamos más energía.

Las tensiones físicas son muchas veces consecuencia de emociones negativas a las que nos aferramos, cuando movemos el Chi por esos puntos, aprendemos a liberarlas. Eliminando las emociones negativas, transformamos la energía bloqueada en Chi utilizable, potenciamos así las cualidades naturales de los órganos.

Si no nutrimos nuestras buenas emociones y nos limitamos a aportar más energía al cuerpo, podemos potenciar las emociones negativas haciéndolas más poderosas y más difíciles de transformar y controlar. Debemos seguir adquiriendo virtudes hasta que se conviertan en una parte natural nuestra y así podremos comprender de verdad lo que significa que te llamen maestro.

Meditación de la Órbita Microcósmica

 

 

Deja un comentario